19 Sep 2018 - 04:34 PM
INICIO  -  PUEBLOS  -  VIDA SOCIAL  -  VIDA MUNICIPAL  -  SERVICIOS  -  ENTORNO  -  ESCRÍBENOS 
Buscar 
Politika / Gizartea: Moción 2003-10 2Enviado por: epi 
Zigoitia: AHOTS GABEKOAKAL PLENO DEL AYUNTAMIENTO En defensa del derecho de manifestación y en exigencia de garantías ante las innumerables conculcaciones y ataques que este derecho sufre.

El derecho de manifestación es un Derecho Humano fundamental, derecho imprescindible para la efectiva materialización de la libertad de expresión, y así aparece recogido, entre otras, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1949 y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, ambos aprobados en el seno de la ONU. Un derecho reconocido a todo hombre y mujer, para que individual o colectivamente exprese libremente sus ideas, opiniones o propuestas de la manera que mejor entienda, sin la necesidad de autorización previa. Como consecuencia de su regulación y protección por el Derecho Internacional todos los estados del mundo deben ofrecer una especial atención al derecho de manifestación en sus legislaciones y constituciones, y en teoría, así es.

Pero en la Euskal Herria del siglo XXI la situación que vive el derecho de manifestación es penosa, la permanente conculcación y los innumerables ataques que sufre han dejado en una grave situación al derecho de manifestación y en especial a cualquier ciudadano que pretenda hacerlo efectivo en la practica. En los últimos años y meses hemos conocido infinidad de ejemplos, por citar alguno de ellos no tenemos más que recordar que hace un año, un 14 de septiembre, la Ertzaintza reventó a golpes, pelotazos y chorros de agua gaseada una gigantesca manifestación que con el lema "Gora Euskal Herria" recorría las calles de Bilbo, y además de dejar decenas de heridos destrozo el derecho de manifestación que 60.000 personas estaban ejerciendo. Deberíamos recordar también que dos personas que participaban en esa manifestación fueron detenidas por desnudarse frente al cordón policial en señal de pacífica protesta, pasando largos meses en prisión, y que el atestado de la Ertzaintza en el se recogían decenas de nombres sirvió como excusa para acrecentar la represión.

En un solo año han sido cientos de concentraciones, manifestaciones, cadenas humanas y otro tipo de movilizaciones prohibidas, unas impedidas por la actuación violenta de las diferentes fuerzas policiales, otras castigadas a posteriori mediante procesamientos, detenciones o multas económicas. En todos los pueblos de Euskal Herria se ha conocido esta conculcación del derecho de manifestación, y tras esta conculcación ha resultado evidente la discriminación ideológica y la clasificación de las personas dependiendo de sus ideas. Cuando se prohíbe la expresión de ideas y opiniones se prohíben las ideas y las opiniones, en definitiva, se prohíbe a las personas. El verano ha sido especialmente grave por la prohibición sistemática de movilizaciones, por el agobiante hostigamiento policial y por la acuciante campaña de criminalización que ciertos medios de comunicación han llevado a cabo. Citaremos como ejemplo lo ocurrido en agosto en Barañain, donde la Policía Nacional española ocupo militarmente el pueblo para impedir el desarrollo de una manifestación llegando a prohibir que en la plaza del pueblo la gente formase grupos de más de cuatro personas; "de ocho a ocho y media aquí hay estado de excepción" ordeno el mando policial ante los vecinos que mostraban su protesta.

El último caso que hemos conocido es todavía más grave. Bajo el lema "No apartheid. Autodeterminazioa" se convoco una manifestación para el 11 de agosto en Donostia. El Gobierno de Lakua, formado por EAJ-PNV, EA e IU-EB, prohibió la manifestación mediante la decisión de su Consejería de Interior. Posteriormente fue el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) el que aceptado el recurso de los convocantes sentencio que la manifestación era legal, y por tanto miles y miles de personas llevaron a cabo la manifestación por las calles de Donostia. Algunos políticos y medios de comunicación utilizaron como excusa el hecho de que terminada la manifestación unos encapuchados quemasen una bandera española para poner en marcha una campaña de criminalización en contra de los participantes en la manifestación, pero en realidad buscaban impedir la libre expresión de las ideas. La Ertzaintza, de motu propio, confecciono un atestado con los nombres de los participantes y lo envió a la Audiencia Nacional, el fiscal solicito la aplicación de medidas y algunas personas fueron llamadas a declarar, pero antes de que llegase el día tres de esas personas fueron detenidas por orden del juez Garzón. Iñigo Balda, que supuestamente organizo la manifestación, Juan Jose Petrikorena, que llamo a participar en la manifestación ante la prensa, y Ainhoa Iñigo, que comunico la manifestación ante la Ertzaintza, están en la cárcel. La acusación es para echarse a temblar, pertenencia a banda armada, enaltecimiento del terrorismo, injurias a España y desobediencia ante un auto judicial. Los hechos, en cambio, son los siguientes: convocar una manifestación ejerciendo un derecho humano fundamental y animar a participar en ella, teniendo además en cuenta que la manifestación fue expresamente legalizada por un Tribunal.

La consecuencia de todo esto es clara. Si terminas en la cárcel, para largo, por convocar una manifestación expresamente legalizada, ¿Existe a día de hoy derecho de manifestación? ¿Hay garantía para la libre expresión de ideas? ¿Quién se atreverá a convocar una próxima manifestación?

El 20 de septiembre hubo una manifestación en Bilbo, el lema era "No apartheid. Autodeterminazioa", decenas de miles de personas participaron en ella, no hubo incidente alguno. Pero la señora de 90 años que había convocado la manifestación mostraba su temor de terminar en la cárcel. Y al día siguiente ciertos políticos y medios de comunicación pidieron medidas en contra de los convocantes y participantes en la manifestación, y la Ertzaintza esta rellenando con nombres el atestado que enviara a la Audiencia Nacional. Ante todo esto ha llegado la hora de decir STOP, para eso tendríamos que tener derecho de manifestación, para ello presentamos esta moción:

Para su debate y aprobación por parte del Ayuntamiento reunido en pleno:

1.- Reivindicamos el derecho de manifestación, Derecho Humano Fundamental, reivindicamos la práctica del derecho a expresar libremente opiniones e ideas, y por tanto exigimos a toda administración u órgano que tenga relación con el ejercicio de este derecho el cumplimiento de las garantías para su ejercicio en total libertad.

2.- De manera especial exigimos al Gobierno de la Comunidad Autónoma y a los partidos que lo forman, EAJ-PNV, EA e IU-EB, que en coherencia con lo que declaran respeten siempre y sin excepción las garantías para el efectivo ejercicio del derecho de manifestación, y por tanto exigimos, que tanto la Consejería de Interior como la Ertzaintza bajo la dirección de este Gobierno no actúen en contra de este derecho. Exigimos aquello que solicita ELA-Ertzaintza, sindicato con amplia representación en esta fuerza policial, "que la Ertzaintza no se convierta en instrumento de la locura represiva". En definitiva, exigimos que se dejen abandone la práctica de clasificar las movilizaciones según las ideas de sus convocantes, las prohibiciones, la aplicación de la fuerza para disolverlas, las multas y atestados que sin fundamento alguno se realizan convirtiéndose después en base de procesamientos interminables.

3.- Mostramos nuestra solidaridad con todos aquellos que por ejercer el derecho de manifestación, esto es, por convocar movilizaciones, organizarlas o participar en ellas, han sido detenidos, procesados, heridos, encarcelados o económicamente castigados y con todos los y las que han visto su derecho fundamental de manifestación conculcado. Y solicitamos especialmente la puesta en libertad de todos aquellas personas encarceladas por ejercer el derecho de manifestación, el archivo de los procesamientos y que nunca vuelva a producirse semejante situación.

4.- Esta Moción se dará a conocer al pueblo, utilizando para ello los medios adecuados, y junto a ello se enviará copia de esta Moción a ciertos organismos que en la esfera internacional trabajan en pro de los Derechos Humanos, concretamente al señor Relator para la Independencia del Poder Judicial así como al señor relator para la Libertad de Expresión, ambos miembros de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

2391 lecturasEnvie esta historia a un amigo  Versión imprimible28 Oct 2004 - 08:42 PM
 Quiénes somos | Correo | RSS syndication 

Web hau PostNuken sortua izan da, PHPn idatzitako web atarian. Postnuke Software Librea da GNU/GPL lizentziarekin banatua. Informazioa egiazkoa dela eta erreprodukzio eskubideak errespetatzen direla egiaztatzearen ardura guztia albistearen egileari dagokio.
Esta web ha sido creada con PostNuke, un portal web escrito en PHP. PostNuke es Software Libre distribuído bajo la licencia GNU/GPL. Toda la responsabilidad tanto de la veracidad de la información como del respeto a los derechos de reproducción son de quien introduce la información.